Cuando la tierra emergió de los océanos

0
574
Posible transición del planeta hace 2.400 millones de años
Posible transición del planeta hace 2.400 millones de años

Hace 2.400 millones de años una gran parte de la tierra se elevó y emergió sobre los océanos, provocando un importante cambio en el clima y en la vida del planeta, por entonces constituida por microbios. Es la principal conclusión de un estudio que se acaba de publicar en Nature y elaborado por científicos de la Universidad de Oregón (EE.UU.).

 

Los investigadores, encabezados por Ilya Bindeman, sugieren que hace 2.400 millones de años la masa terrestre alcanzó una extensión de las dos terceras partes de la actual, gracias al engrosamiento de la corteza del planeta, la capa superficial donde se encuentran los continentes. También creen que esto ocurrrió de forma abrupta, a la vez que se producía un gran cambio en el comportamiento del manto de la Tierra, la capa que permite el movimiento de placas tectónicas. Después de eso, el clima de la Tierra se enfrió.

«La corteza tiene que ser gruesa para sobresalir del agua», ha explicado en un comunicado el director de la investigación. «El grosor depende de su abundancia y también de la regulación de la temperatura y la viscosiad del manto».

¿De qué dependen, a su vez, estas condiciones? Según Bindeman, cuando el manto de la Tierra estaba blando y caliente, las montañas grandes y altas no podían sostenerse. Sin embargo, según los datos recogidos por estos científicos, hace 2.400 millones de años esto cambió drásticamente cuando el manto se enfrió. «El manto más frío era capaz de mantener grandes capas de de tierra sobre el nivel del mar».

La prueba, en los esquistos

El equipo dirigido por Bindeman ha detectado pruebas de este repentino enfriamiento y afloramiento de la masa terrestre en muestras de esquistos, la roca sedimentaria más común del planeta. Estas rocas se forman cuando la corteza queda expuesta al medio ambiente (lo que a veces propicia la formación de crudo). Dichas evidencias están en ciertos cambios en la proporción de tres isótopos (átomos de un mismo elemento con distinto número de neutrones) de oxígeno, el 16, el 17 y el 18, que ocurrieron de forma abrupta, hace 2.400 millones de años.

Para poder reconstruir la historia del globo, los investigadores analizaron la proporción de isótopos de oxígeno en 278 muestras de esquistos extraidos de afloramientos y perforaciones de todos los continentes y con una antigüedad de hasta 3.700 millones de años.

Gracias a esto, pudieron deducir cuándo emergieron dichos sedimentos y cuándo empezaron a estar expuestos a la erosión qímica y física y a albergar procesos hidrológicos. Los análisis han mostrado que estos cambios coinciden con el momento de formación del primer súpercontinente, Kenorland.

El fin de un eón

Estos cambios abruptos coinciden con el final del Eón Arcaico y el comienzo del Eón Proterozoico. El gran cambio que tuvo lugar entonces es el evento de la Gran Oxigenación, en el cual microorganismos fotosintéticos oxigenaron la atmósfera y permitieron después el desarrollo de formas de vida más complejas. A causa de esto, si el Arcaico estuvo dominado por arqueas y bacterias, el Proterozoico presenció el auge de los eucariotas, como lo son algas, plantas y hongos.

Según Bindeman, el «nacimiento» de estas grandes masas continentales alteró el ciclo de los gases de efecto invernadero y cambió el balance de calor del planeta. Esto propició la aparición de glaciaciones hace 2.400 a 2.200 millones de años y disparó la mencionada Gran Oxigenación. Esto permitió la aparición de rocas oxidadas de color rojo (mientras que las del Arcaico eran grises). Pero, ¿por qúe hubo un enfriamiento?

El albedo, un agente de cambio climático

Estos investigadores sostienen que el ascenso de la corteza y el aumento de la superficie continental cambió el albedo del planeta. «Inicialmente la Tierra era de color azul oscuro con nubes blancas. Los primeros continentes aumentaron la reflexión de la luz», dice Bindeman. Esto, naturalmente, llevó a que el Sol calentara menos el planeta.

«Especulamos que una vez que los grandes continentes emergieron, la luz fue más reflejada al espacio y se inició una glaciación», resume el investigador. Entonces, «la Tierra vio su primera nevada».

Hoy en día, sin embargo, los continentes no aumentan tanto la reflexión de la luz solar como antaño: la vegetación hace que los continentes sean más oscuros. Es una prueba más de la complejidad del clima y de su estrecha relación con los seres vivos.

 

Leer más…

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here