Captan fotos espeluznantes de arañas gigantes devorando ranas, lagartos y roedores

0
312
Una araña pescadora (género Thaumasia) cazando un renacuajo en un estanque - Emanuele Biggi
Una araña pescadora (género Thaumasia) cazando un renacuajo en un estanque - Emanuele Biggi

Captan fotos espeluznantes de arañas gigantes devorando ranas, lagartos y roedores. Por primera vez, un equipo de biólogos, liderado por la Universidad de Michigan (UM), ha documentado 15 extrañas interacciones entre depredadores y presas en la selva amazónica. Al pensar en depredadores y presas, tendemos a pensar en grandes mamíferos acechando entre la maleza. Pero eso está muy lejos de las espeluznantes imágenes que ha conseguido captar este grupo: artrópodos (en los que se incluyen arañas y ciempiés) del tamaño de un plato de comida devorando vertebrados como ranas, lagartos e incluso una zarigüeya.

El artículo que recoge estas fotografías, publicado este jueves en la revista «Amphibian & Reptile Conservation», detalla ejemplos de depredadores artrópodos, en su mayoría enormes arañas junto con unos pocos ciempiés y un insecto de agua gigante.

«Es una fuente de mortalidad entre los vertebrados subestimada», afirma Daniel Rabosky, biólogo evolutivo de la Universidad de Michigan. «Es probable que una sorprendente cantidad de muertes de pequeños vertebrados en el Amazonas se deba a artrópodos como las arañas grandes y los ciempiés», señala.

Una expedición en busca de anfibios a la Amazonia peruana
Una o dos veces al año, Rabosky dirige a un equipo de investigadores y colaboradores internacionales en una expedición de un mes a la Estación Biológica «Los Amigos», en la remota región de Madre de Dios, en el sureste del Perú. El enclave se encuentra en la selva amazónica cerca de la base de Los Andes, en el corazón de uno de los ecosistemas más diversos del planeta.

Sin embargo, la mayoría de las investigaciones del grupo en la zona se han centrado en la ecología de los reptiles y anfibios, a pesar de que en los últimos años los científicos han presenciado y documentado numerosas interacciones entre los depredadores artrópodos y las presas como animales vertebrados. «Continuamos registrando estos eventos y, en algún momento, nos dimos cuenta de que teníamos suficientes observaciones como para reunirlas en un documento», explica Rabosky.

Se conocía que la alimentación de las variadas especies de arañas del Amazonas incluye presas de todos los principales grupos taxonómicos de vertebrados: peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos. Pero el conocimiento de estas interacciones sigue siendo limitado. Ahí radica la importancia de este documento, que incluye observaciones de 2008, 2012, 2016 y 2017. «Estos eventos ofrecen una instantánea de las muchas conexiones que dan forma a las redes alimentarias, y proporcionan información sobre una importante fuente de mortalidad de vertebrados que parece ser menos común fuera de los trópicos», señala el primer autor del estudio, Rudolf von May, investigador postdoctoral en el laboratorio de Rabosky.

¡Sorpresa! Es una tarántula con una zarigüeya

Casi todos los avistamientos se realizaron en la noche, cuando los depredadores artrópodos son más activos. Durante sus inspecciones nocturnas en busca de anfibios, los miembros del equipo paseaban lentamente a través del bosque con linternas y faros, «escaneando» el bosque y escuchando atentamente. Durante una de esas incursiones, tres estudiantes escucharon un ruido parecido a escarabajos encima de hojas. Pero no se trataba de escarabajos.

«Miramos y vimos una gran tarántula encima de una zarigüeya», explica Michael Grundler, coautor del artículo. «La zarigüeya ya había sido atrapada por la tarántula y todavía luchaba débilmente, pero después de unos 30 segundos dejó de patear». La hermana de Grundler, Maggie, sacó su teléfono y tomó fotos y un video.

 

 

 

Leer más…

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here