Kamasi Washington, o cómo rozar la perfección

0
430
«Heaven & Earth» protagoniza las críticas de discos publicados este viernes 22, junto a «Bad Witch» de Nine Inch Nails y «All of this Life» de The Record Company
«Heaven & Earth» protagoniza las críticas de discos publicados este viernes 22, junto a «Bad Witch» de Nine Inch Nails y «All of this Life» de The Record Company

A Kamasi Washington ya habría que hacerle un monumento sólo por haber conseguido romper el techo de cristal del jazz y forzar una renovación de público de las que no se veían desde hace décadas -ahí están, dando lustre a su historial, sus colaboraciones con Kendrick Lamar, Ibeyi, Run The Jewels o St. Vincent-, pero, no contento con eso, el saxofonista californiano sigue empeñado en entregar obras de envergadura con las que redibujar el mapa sonoro y las fronteras de la música afroamericana. Con «Heaven And Earth», su nuevo trabajo tras el majestuoso y arrollador «The Epic», se reduce el formato -pasa de álbum triple a «simplemente» doble-, pero la intensidad y el fragor permanecen intactos.

 

Acompañado por sospechosos habituales como el pianista Cameron Graves, el batería Ronald Bruner Jr. o la cantante Patrice Quinn, responsable de dar alas a esa fabulosa y lisérgica «Will You Sing» que cierra este díptico entre coros celestiales y arreones cósmicos, Washington compone un nuevo rompecabezas de jazz tarantiniano en el que los estilos se contraen y se solapan guiados por el pulso firme y los pulmones de acero del saxofonista californiano. Una odisea que toma impulso con el funk despeinante de «Fists Of Fury», revisión del tema central de la película «Furia Oriental», acelera aún más con los espasmos rítmicos de «Can You Hear Him» y funde a negro mientras se recrea en la envolvente calidez noctámbula de «Connections».

Eso, según Kamasi, sería la tierra, pero lo mejor, claro, está en el cielo, segunda parte de esta alucinada aventura con la que lo mismo se arrima a la métrica del hip hop con esa «Street Fighter Mas» de épica desbordante que se da un atracón de free-jazz euforizante con «The Psalmnist». Un álbum arrollador en todos los sentidos -en total, casi dos horas y media de idas y venidas por las sinuosas carreteras del jazz con vistas al futuro- en el que la voz gana protagonismo pero sin coartar esa libertad creativa que, en manos de Washington, se transforman en arrebatados frescos de jazz ambicioso, libérrimo y mucho más disfrutable que sesudo. Una maravilla.

 

Leer más…

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here