La enfermera de Stephen Hawking es suspendida y acusada de desatenderle

0
185
Patricia Dowdy junto a Stephen Hawking (izquierda) en la recepción en Buckingham Palace
Patricia Dowdy junto a Stephen Hawking (izquierda) en la recepción en Buckingham Palace

Una de las últimas enfermeras que cuidó a Stephen Hawking ha sido suspendida de su trabajo tras la denuncia de la familia del científico, que asegura que la sanitaria Patricia Dowdy maltrató severamente a Hawking. El Consejo de Enfermería y Obstetricia (NMC, por sus siglas en inglés) ha dictaminado que Dowdy «no brindó los estándares de una buena atención profesional que esperábamos y que merecía el profesor Hawking», según han revelado varios medios británicos.

En concreto, el NMC acusa a la exenfermera de «mala conducta financiera, falta de honradez, no brindar la atención adecuada y no cooperar con el NMC, así como no estar correctamente cualificada». El expediente se está llevando en secreto, una medida inusual tomada, según el organismo, por el delicado estado de salud que alega la mujer de 61 años. La investigación se prolongará aún seis semanas y ha trascendido que los Hawking le acusaban en la denuncia original de «conducta indebida severa» en el cuidado del científico.

Matthew McClelland, el director de Fitness to Practice en el NMC, aseguró que a Dowdy no se le permitiría ejercer como sanitaria. «Como la sociedad espera con razón, en casos graves como este, donde una enfermera no cumplió con su deber de atención y no pudo demostrarle a la organización que aprendió de sus errores y está en condiciones de practicar, hemos tomado la decisión», concluyó.

Acusaciones de maltrato anteriores

Hawking, aquejado de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) -una enfermedad degenerativa que le provocó un nivel de dependencia total-, murió en marzo del año pasado a los 76 años. Sin embargo, según se ha podido saber, Dowdry dejó de trabajar para Hawking poco después de la recepción en Buckingham Palace con la reina Isabel II y el príncipe Felipe de Edimburgo en 2014. Aún así, la investigación comenzó hace dos años, con el científico aún vivo. «El último año ha sido extremadamente angustioso para nosotros», ha asegurado la familia en un comunicado.

La relación de Dowdry con Hawking se remonta a mucho más atrás. Una década antes de su despido se la interrogó con motivo de unas lesiones sin explicación y bastante graves -una muñeca rota, arañazos en la cara y un labio roto- que presentaba el científico y que fueron denunciados por la familia. De hecho, todas las miradas (y la acusación de sus hijos) recayeron sobre su segunda esposa, Elaine Mason, quien también había sido enfermera del astrofísico y después se convirtió en su mujer. El científico lo negó y la investigación se cerró. Dos años después, el matrimonio se acabó separando.

 

 

 

Leer más…

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here