Los hermanos Reimann, los herméticos multimillonarios de Alemania que quieren disputarle a Nestlé el mercado del café

0
534
Sólo cuatro de los nueve hermanos aún mantienen acciones en el grupo.
Sólo cuatro de los nueve hermanos aún mantienen acciones en el grupo.

No a todos los multimillonarios les gusta aparecer en los eventos más exclusivos y mostrar sus mansiones en las revistas.

 

Los Reimann, una de las familias más adineradas de Alemania, consiguieron durante décadas mantener un perfil bajo y que sea casi imposible encontrar una foto suya.

Con una fortuna valorada en US$4.400 millonescada uno, los cuatro hermanos ocupan el puesto número 480 en la lista de las personas más ricas del mundo.

A través de su consorcio JAB Holdings, controlan muchas marcas internacionales en sectores de consumo como la cosmética, los detergentes, la restauración y la moda.

Los jeans de Calvin Klein, el rímel de Rimmel, los champús de Wella, el lavavajillas de Finish o las rosquillas del Krispy Kreme. Si alguna vez has comprado alguno de estos, entonces has contribuido a la economía de Rainer (66), Wolfgang (65), Stefan (54) y Matthias (53).

JAB Holdings también participa en empresas de bienes de lujo como Chloé y Marc Jacobs, aunque era más conocido por la marca de zapatos Jimmy Choo, de la que se deshizo el pasado mes de noviembre.

Recientemente, el grupo pagó US$2.000 millonespor Prêt à Manger, una cadena de establecimientos que se presentan como una oferta de comida rápida pero saludable y que es muy popular entre los británicos.

La cifra puede parecer abrumadora, pero no constituye ni de lejos la compra más costosa que el consorcio haya hecho este año.

En enero, desembolsó US$18.700 millones por unir su grupo empresarial cafetero Keurig Green Mountain a Dr Pepper Snapple, la compañía propietaria de marcas como las gaseosas Dr Pepper y 7Up, y convertirse en el socio mayoritario de dicha fusión.

Ninguno de los hermanos juega un papel en el día a día del consorcio, como aseguraron a BBC Mundo fuentes de JAB Holdings. Pero su secretismo y poca visibilidad llaman la atención y los han convertido en un enigma.

Hasta encontrar imágenes suyas resulta difícil. “Lo siento, no hay fotos de las familia Reimann porque viven de forma muy privada y nunca están disponibles para publicitarse”, respondió el grupo empresarial cuando BBC Mundo le pidió fotografías para ilustrar este artículo.

Los nueve herederos

La fortuna de los Reimann se remonta a la primera mitad del siglo XIX. El químico alemán Ludwig Reimann comenzó a trabajar en 1828 en la firma de Johann Adam Benckiser (JAB), que vendía ácidos cítricos y fosfatos en toda Europa.

La empresa terminó en manos de su familia después de que uno de los herederos de Benckiser -que no tenía descendencia- le cediera su parte.

No fue hasta mediados del siglo XX que el bisnieto de Reinmann, Albert, introdujo nuevos productos como el adhesivo para prótesis dentales Kukident y el lavavajillas Calgonit, según Bloomberg.

Con él comenzó la transformación de química industrial a empresa de bienes de consumo.

 

Leer más…

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here