Narcotráfico en México: la misteriosa vida de las familias de los capos de la droga

0
583
Rosa Isela Guzman Ortiz asegura que es hija de El Chapo.
Rosa Isela Guzman Ortiz asegura que es hija de El Chapo.
Suelen tener un perfil bajo, discreto. En muchos casos solo se conoce su nombre cuando las autoridades –sobre todo de Estados Unidos- los vinculan con alguna investigación.
Es entonces que aparecen detalles de sus actividades o negocios. Pero el resto del tiempo su vida es un misterio.

 

Son las familias de los líderes de narcotráfico, que en algunos casos juegan un papel fundamental para los carteles: con frecuencia de entre ellos surgen los sucesores de los capos.

En otros se encargan de las operaciones financieras, y lo más común es que establezcan negocios o adquieran propiedades para invertir las ganancias del tráfico de drogas.

Pero de su vida familiar, los barrios donde viven, sus aficiones o estudios que cursan se conoce muy poco.

Ocurre incluso en los casos de quienes tienen cierta presencia pública como Emma Coronel, la última esposa de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”.

Recientemente en algunos medios y redes sociales se publicaron fotos de lo que, aparentemente, fue el festejo por el cumpleaños 7 de las hijas gemelas de la pareja.

La reunión se diseñó con colores y adornos inspirados en la muñeca Barbie. En Instagram y Facebook se crearon cuentas supuestamente de Coronel.

En una carta la esposa de “El Chapo” reconoció que las imágenes fueron de la fiesta, pero no las difundió en internet.

“No tengo redes sociales, no soy la persona detrás de esas páginas”, indicó.

“Yo nunca quise estar en esta situación de tener mi vida expuesta, lo cual no es nada agradable debido a que ya es muy difícil lidiar por la situación en la que me encuentro y todavía tener que exponerme por personas ajenas a mí, que están dedicándose a exhibir a nombre mío, mi vida privada”.

Clanes familiares

Ciertamente, por la naturaleza de sus negocios es lógico que los capos sean recelosos de la vida privada de su familia.

Por eso establecen relaciones muy cerradas y casi siempre discretas, le dice a BBC Mundo el especialista José Reveles, autor de varios libros sobre el tráfico de drogas.

“Son grupos endogámicos, no se salen de su propio circulo de influencia, no se casan con cualquiera”, explica.

“Se van uniendo, son como clanes familiares que se amplían con los matrimonios, y eso es muy evidente en todos los grupos mexicanos dedicados a la droga”.

Un ejemplo es Giselle Guzmán Salazar, la hija mayor de “El Chapo” quien estuvo casada con Vicente Zambada Niebla, encarcelado en Estados Unidos.

“El Vicentillo”, como se le conoce, es hijo de Ismael Zambada García “El Mayo”, el principal líder del Cartel de Sinaloa.

Otro caso es Guzmán Loera. Su esposa es sobrina de Ignacio Coronel Villarreal, “El Nacho”, uno de los fundadores del cartel y quien fue abatido por la Marina en 2010.

Una razón para crear estos clanes y restringir el acceso a extraños es la seguridad.

Los vínculos familiares son más seguros, pero además permiten un mayor orden en el rumbo de las organizaciones.

“Las ligas de parentesco aseguran la confianza, eso se da porque no puedes meter a gente que no es de la familia”.

Pero en el caso del Cartel de Sinaloa hay otra razón: la mayoría de los fundadores y actuales líderes provienen del llamado Triángulo Dorado.

Es una región montañosa que comparten los estados de Durango, Chihuahua y Sinaloa.

Allí se escondió “El Chapo” los años que permaneció libre tras sus dos fugas, y allí se encuentra también la residencia de “El Mayo”.

 

 

Leer más…

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here