Por qué mi hija de 15 años quiere que le extirpen el útero

0
453
El colegio era un momento del día muy difícil porque Grace sufría ataques de ira y de ansiedad que no podía controlar.
El colegio era un momento del día muy difícil porque Grace sufría ataques de ira y de ansiedad que no podía controlar.

A los 15 años Grace* ya sabe que no quiere tener hijos y lamenta que su madre no haya tomado la misma decisión.

 

Ambas padecen una forma severa de síndrome premenstrual (SPM) que provoca ansiedad, ira, psicosis y un enorme dolor físico que en algunos casos llega a inhabilitarte.

“Mi madre me ha pasado algo con lo que tendré que lidiar durante los próximos 40 años”, le cuenta esta adolescente a la BBC.

Ella quiere ser la tercera generación de su familia en someterse a una histerectomía, la extirpación del útero. Pero no quiere esperar a tener 30 o 40 años. Quiere hacerlo ahora.

 

Problemas psíquicos

Desde que empezó a tener el periodo, la ansiedad de Grace ha ido a peor. Se siente “triste, enojada y agotada” con frecuencia.

Ir al colegio es un horror.

“En la escuela no puedo concentrarme cuando está por venirme la regla, y cuando me enojo siento que nadie me entiende. Nadie más parece estar pasando por esto. Me siento tan aislada”, confiesa.

Sus periodos pueden durar casi todo el mes y a veces son tan intensos que muchas veces tiene que cambiarse la toalla sanitaria en medio de la clase.

“A los 20 minutos [de cambiarme] todo está empapado de nuevo”.

Pero lo peor no es siquiera la sangre. Lo peor es la vergüenza y la humillación que siente después de haber sufrido una crisis de ansiedad o un arrebato violento.

“Siento que me he decepcionado a mí misma, me dan ganas de llorar y me quedo avergonzada, casi traumatizada”, asegura.

¿Solución?

Su médico de cabecera le recetó la píldora anticonceptiva cuando tenía 13 años pero contenía una dosis alta de progesterona sintética que le provocaba ataques de rabia.

“Hizo que la vida de todos fuera horrible”, recuerda Grace.

Un día su hermano, que por entonces tenía de cinco años, la vio gritar y gritar y la vio golpear a su madre antes de encerrarse en la despensa.

 

Leer más…

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here