¿Quiénes son los asesinos de las grandes estrellas de la música?

0
307
El músico británico John Lennon
El músico británico John Lennon

¿Quiénes son los asesinos de las grandes estrellas de la música?. A quien más quien menos, el nombre de Mark David Chapman le suena de algo. Y es que acabar con la vida de un artista famoso puede otorgar un poco de fama. Pero también el odio eterno de millones de personas, fans o no, que nunca se explicarán el por qué de crímenes tan absurdos y dolorosos como el que aquel infeliz cometió en el portal del edificio Dakota de Manhattan, el 8 de diciembre de 1980.

Dentro de un par de semanas, Chapman podría salir a la calle si la Junta de Libertad Condicional del estado de Nueva York considera que ya ha pasado suficiente tiempo entre rejas. En ese caso será una jornada judicial histórica, que sin duda también seguirán desde la cárcel los asesinos confesos de otros músicos célebres, como Yolanda Saldívar o Nathan Gale (homicidas de la cantante Selena y el guitarrista Dimebag Darrell).

Otros lo harán desde la comodidad de su casa o desde donde quiera que estén ahora, como Luc Havan, que pasó sólo cuatro meses en prisión tras quitarle la vida a Jaco Pastorius en septiembre de 1987. Aquel día el legendario bajista había estado bebiendo demasiado, y acudió junto a su ex novia a un recital de Carlos Santana en unas condiciones bastante lamentables. En un momento de absoluto delirium tremens subió al escenario para boicotear al concierto, por lo que fue expulsado del recinto. Solo y desorientado, intentó entrar por las malas en un pub de la zona y acabó muerto a golpes por Havan, que trabajaba como portero.

 

Sin condena

Tampoco recibió una condena severa Bertha Franklin, responsable dela muerte del gran Sam Cooke. El 11 de diciembre de 1964, el cantante de soul decidió pasar la noche en el Motel Hacienda de Los Angeles, regentado por Franklin. Según su declaración, Cooke apareció en el hall desnudo y profiriendo amenazas, ella se asustó, cogió un arma y apretó el gatillo. «Señora, me ha disparado», fueron las últimas palabras del autor de «A change is gonna come». El juez consideró que Franklin actuó en defensa propia y cerró el caso.

En muchos casos de muertes violentas de músicos, el asesino salió impune. Especialmente en el mundo del hip-hop, donde a día de hoy se siguen viendo tiroteos mortales que no dejan pistas para los investigadores. Todavía se sigue buscando a los asesinos de Tupac Shakur, acribillado a balazos el 13 de septiembre de 1996 en Las Vegas, y de su archienemigo Notorius B.I.G., asesinado en muy similares circunstancias menos de un año después.

Otra de los asesinatos más famosos del hip-hop fue el de Jam Master Jay, en 2002. Este influyente pinchadiscos, miembro de los seminales Run-DMC cayó abatido por un disparo en la cabeza al salir de un estudio de grabación en Queens, sin que ningún testigo pudiese dar pistas sobre lo sucedido.

 

Escena peligrosas

El reggae también vivió días convulsos en la década de los ochenta, tras la muerte de Bob Marley. Uno de sus viejos compañeros, Peter Tosh, fue tiroteado en su casa de Kingston (Jamaica) en 1987 por unos desconocidos, que algunos relacionaron con la CIA debido al activismo político del artista. Ese mismo año, otro miembro del grupo de Marley, el baterista Carlton Barret, sucumbió ante las balas de una pistola. Pero esta vez, el asesino fue un sicario contratado por su propia esposa.

Hay una escena musical especialmente peligrosa para la salud: la de los narcocorridos. En ella se han producido docenas de muertes violentas ordenadas por jefes de distintos cárteles, siendo la más célebre la de Valentín Elizalde, en 2006. Este joven músico (tenía 26 años) fue tiroteado nada más bajar de su coche en Reynosa (México), en un atentado en el que podría haber estado implicado el mismísimo «Chapo»Guzmán. Peor suerte tuvo Sergio Gómez, otro cantante a quien torturaron durante horas antes de darle muerte.

En la escena de punk, donde las muertes trágicas suelen tener más que ver con el abuso de drogas, también se vivió un día negro en el verano de 1993. La carismática cantante de The Gits, Mia Zapata, fue violada y asfixiada por un desconocido nada más volver de gira a su ciudad, Seattle.

El folk tampoco se ha librado de muertes violentas. Una de las más misteriosas fue la del virtuoso Lenny Breau, cuyo cuerpo fue encontrado flotando en una piscina de Los Ángeles el 12 de agosto de 1984. Se pensó que había sido un accidente, pero la autopsia reveló la auténtica razón de su muerte: estrangulamiento.

 

Selena

Asesinada a balazos, fue una de las cantantes latinas de mayor éxito de la década de los noventa, con más de 65 millones de discos vendidos. Era estadounidense de ascendencia mexicana e interpretaba canciones de tex-mex, ranchera, balada, pop latino y cumbia mexicana. Llegó a conocer muy bien a su asesina, Yolanda Saldívar, ya que después de ser la presidente de su club de fans le dio trabajo como asistente personal y directora de una de sus boutiques de moda. El 30 de marzo de 1995 ésta le pidió ayuda económica y ella se negó, a lo que Saldívar respondió sacando un arma y disparando. Selena murió en el acto.

Su asesina: Yolanda Saldívar

La asesina de la cantante tejana Selena fue la presidenta de su club de fans. Tras ser detenida y encarcelada, fue sentenciada a cadena perpetua. A día de hoy cumple condena en Gatesville, Texas.

 

Sam Cooke

Considerado uno de los mejores cantantes de soul de todos los tiempos, falleció de la forma más absurda. al parecer se emborrachó junto a una jovencita, a la que después invitó a pasar la noche en el motel de Los Ángeles que regentaba Bertha Franklin. Según el testimonio de ésta, Cooke se levantó en mitad de la noche y bajó al hall completamente desnudo, dando gritos y en actitud agresiva. Franklin se asustó, sacó un arma y disparó, dejándolo herido de muerte. «Señora, me ha disparado», fueron las últimas palabras del mito.

Su asesina: Bertha Franklin

Asesinó de tres disparos en el estómago al legendario cantante de soul Sam Cooke, en 1964. Fue arrestada por los hechos, pero el juez dictaminó defensa propia y fue puesta en libertad.

 

John Lennon

La muerte violenta de un miembro de los Beatles conmocionó al mundo el 8 de diciembre de 1980. Tras pasar el día paseando por Manhattan y hacer una sesión de fotos con la afamada fotógrafa Annie Leibovitz, Lennon regresó a su apartamento en el edificio Dakota, frente a Central Park. Allí le esperaba Mark David Chapman, armado con un revólver. Antes de asesinarle tuvo la frialdad de pedirle un autógrafo e incluso de hacerse una foto con él. Pero varias horas más tarde, cuando Lennon volvió a pasar por su portal, le disparó cinco tiros que acabaron con su vida. Chapman, que después confesó que ya había intentado matarle en otra ocasión, fue sentenciado a cadena perpetua, pero el próximo 20 de agosto podría salir a la calle si la Junta de Libertad Condicional del Estado de Nueva York acepta su petición de libertad. La viuda de Lennon, Yoko Ono, siempre se ha declarado contraria a que Chapman salga de prisión.

Su asesino: Mark David Chapman

Cumple cadena perpetua desde que asesinó a Lennon.

 

Dimebag Darrell

Considerado uno de los mejores guitarristas de la historia del metal, Dimebag Darrell fue miembro fundador de la banda Pantera. Tras la disolución de ésta, el cantante Phil Anselmo dio una entrevista en la que animó a sus fans a «patearle el culo» cuando le vieran, y uno de ellos se lo tomó demasiado en serio. Meses después, un joven llamado Nathan Gale acudió a un concierto de la nueva banda de Darrell armado con una pistola de nueve milímetros, y acabó con su vida. Para los más morbosos, las imágenes del tiroteo están en YouTube.

 

Nathan Gale

Asesinó a Darrell durante un concierto en Ohio en 2004. Fue abatido a tiros.

Leer más…

Déjanos tu opinión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here